12 razones por las cuales la gente prefiere tomar té y no café


Llegas a una reunión de trabajo y te ofrecen: “¿Té o café?”. Ah, ¡qué dilema! La vida está llena de pequeñas elecciones como ésta… y ¿cuál eliges?

El mundo parece dividido en dos: los fanáticos de la bebida de los granos tostados y los #tealovers que hacen de la preparación del té un verdadero ritual.

Pero la verdad que la mayoría de las personas eligen uno u otro según las circunstancias, el ánimo, sus costumbres heredadas, el clima, la calidad de la bebida que le ofrezcan en ese momento o hasta la persona con la que nos reuniremos. ¿O no has preferido alguna vez un café cortado pequeño para que el encuentro termine rápido?

Porque si hablamos de encuentros, los latinoamericanos somos especialistas en las juntadas con familia o amigos, y tomar un café o té es una excusa perfecta para hacer un break durante el día o prolongar la sobremesa hasta horas inauditas. Y que nadie nos quite esa costumbre.

A pesar de que en todas las ciudades proliferan las “cafeterías de autor” donde las variedades de té ocupan el menor espacio en la carta, esta bebida sigue siendo la más consumida en el mundo, después del agua.

¿Qué hace que las personas sigan eligiendo esta bebida milenaria sobre las demás? Bueno, no es sólo cuestión de unos poco fanáticos, sino que hay muy buenas razones para preferir té al café.

12 motivos para elegir beber té y no café

1- Un buen té es mucho más fácil de preparar que un buen café:

Un tomador de café no toma uno instantáneo, aunque lo amenaces de muerte… como mínimo necesitas una cafetera italiana para preparara algo decente, si no una carísima máquina express o de cápsulas.

En cambio, los mejores tés también vienen en bolsitas, por lo que necesitas sólo agua caliente, que dispones en cualquier lugar y circunstancias.

2- El té contiene mucho menos cafeína que el café:

Aunque te decidas por un riquísimo té negro, contiene hasta 3 veces menos cafeína que el café. El resto de las variedades de té tienen hasta 6 veces menos cafeína. Una gran ventaja para dejar de pisar el acelerador en la vida.

3- El té es mejor para mantenerse hidratado:

Sabemos que para mantener un buen estado de salud necesitamos tomar cerca de 2 litros de agua por día. Y es indispensable en días de calor o para reponer lo que pierdes por sudoración después del ejercicio físico. ¿Cuántos cafés deberías tomar para reponer esa cantidad de agua? No habría cuerpo que soportara semejante carga de cafeína. Pero tomar té verde, té helado o cualquier infusión de hierbas en la cantidad que necesites te soluciona el problema.

4- Eliminas la acidez y el reflujo gástrico:

¿Hay algo más desagradable que estar trabajando y sentir que el desayuno con café está subiendo por tu garganta? Te arruina la mañana seguramente. Cuando reemplazas el café por cualquier té evitas la acidez gástrica y el reflujo que la acompaña porque tiene muchísimo menos (aun el té negro) o casi nada de cafeína. Ya deja de sufrir con tu estómago y disfruta la vida.

5- Mantiene los dientes blancos y sanos:

El café y el tabaco manchan los dientes. Se depositan los pigmentos en el esmalte dental y es muy difícil blanquearlos. Con le té no tienes ese problema. Además, las catequinas que contiene el té verde cumplen una función antibacteriana, impidiendo la formación de caries o la pérdida del esmalte.

6- Porque es bueno para la salud:

Nos encanta hacer cosas que sabemos que nos beneficiarán. Luego de un rato en el gimnasio sentimos la satisfacción de cuidar nuestro cuerpo. Con el té es casi igual, salvo que el esfuerzo es nulo y el disfrute máximo.

El té está naturalmente lleno de antioxidantes, que nos protegerán de los radicales libres. Esto significa que estimulan tu sistema inmunológico y son fantásticos para mantenerte fresco (gracias a las propiedades antienvejecimiento) y sentirte genial. Aunque el té no es una cura milagrosa, estos antioxidantes también pueden ayudar a protegerte contra el cáncer.

Otros estudios dicen que beber té podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares al reducir el nivel de colesterol. Para sólo eso, ya vale la pena seguir bebiendo té.

7- Las posibilidades de sabores son infinitas:

Además de los 6 tipos de té más conocidos ( blanco, verde, amarillo, oolong o azul, negro, Pu-ehr o rojo), las infusiones de casi todas las hierbas presentes en la naturaleza y las maravillosas mezclas con especias, como el Té Chai, el mundo del té está lleno de posibilidades.

Cada vez que entras a una tienda de té encontrarás algo nuevo que tu paladar gozará o tu cuerpo está necesitando. ¿Quién sabe qué mezcla maravillosa se está creando en este momento?

8- Porque no tiene calorías:

Disfrutar de algo exquisito y que, además, no engorde. ¿Qué más se puede pedir? Es el lujo que te das cuando tomar alguno de los tés Sweetea endulzados con Stevia en envases sustentables. Sabor, salud y actitud ecológica, todo en uno.

9- Tomar té es como meditar:

Desde que comienzas a preparar el té sabes que entras en un momento de relajación, donde el caos de nuestros pensamientos se domestica, disipa y te muestra qué es lo importante en este momento.

De hecho, todo té contiene teanina que promueve la relajación. También mejora la concentración, el estado de alerta y evita la fatiga.

Un dato curioso: el budismo, la meditación y el té están estrechamente relacionados desde la antigüedad en China y Japón. A los que practicaban el budismo no se les permitía comer ni dormir para poder concentrarse en su práctica de meditación, sin embargo, se les permitía beber té. Les ayudaba a concentrarse en su propósito, permanecer despiertos para la meditación y se convirtió en una parte central de su vida diaria.

10- Su versatilidad en la cocina:

El té no se toma sólo caliente, en una taza de porcelana, al lado de una estufa. Esto es un viejo cliché. El té se toma todo el año y también Pero su mayor versatilidad se muestra en todo su esplendor cuando lo usas en la coctelera, con unos tragos que te harán parecer el mejor bartender entre tus amigos. Conviértete en el mejor chef con estas recetas de té helado y estas delicatessen usando Sweetea Té Negro con Bergamota.

11- Te dará conversación para rato:

Cuando conoces a alguien o hace falta romper un poco el hielo, ofrecer o elegir una variedad de té puede ser una muy buena herramienta. El café te acelera, el alcohol te desinhibe, pero terminarás metiendo la pata. Hay tanto para hablar sobre té y cuáles son tus gustos y preguntar a los demás los suyos.

Además, los científicos han demostrado que mejora tu estado de ánimo y al mismo tiempo te relaja y aumenta tu atención. Esto hará que puedas escuchar lo que dice el otro y no convertirle en un pesado monologuista. ¡Nos agradecerás este consejo en tu próxima cita!

12- Porque va mejor con tu personalidad:

Algunas encuestas dicen que a los #tealovers nos gusta la buena música, somos más creativos a la tarde que a la mañana y preferimos los gatos a los perros. No estamos muy seguros de que esto sea representativo de todas las personas a las que no gusta el té, pero tal vez te sientas identificado/a. Seguimos creyendo que todos podemos ser parte de esta comunidad sin diferencias de culturas, edades, ni formas de ser. Hora de disfrutar de un bien té, por la razón que tú quieras.

Fuentes:

Directo al paladar

Qcom.es

Teanina

Efectos del consumo de té sobre la atención y el estado de ánimo

New York Post