Esas malditas toxinas


Cuando hablamos de toxinas, ¿de qué hablamos? Es una palabra muy amplia, que puede referirse a venenos que fabrican las plantas y animales (generalmente para auto defensa), o productos químicos de deshecho industrial, o sustancias que contienen los materiales que nos rodean (pinturas, plásticos, etc.).

Pero en el contexto de la “detoxificación” del organismo mediante tés o bebidas détox, las toxinas son las sustancias de deshecho producidas naturalmente por nuestro cuerpo y las que ingerimos o absorbemos en alimentos o en el medio ambiente.

Es decir que con el término “Detox” nos referimos a:

- Toxinas metabólicas

- Toxinas exógenas

Para no caer en mitos de moda, hablemos claramente de qué son estas sustancias y si es necesario o no eliminarlas con un buen té détox o una bebida de mezcla de hierbas con propiedades detoxificantes.

¿Qué son las toxinas metabólicas?

Acerca de las toxinas que el metabolismo produce normalmente, el científico Ludwig Brieger definió a estas toxinas como las sustancias venenosas producida dentro de las células del cuerpo humano.

¡Así es! Aunque el término “veneno” parezca muy fuerte, es cierto que producimos estas toxinas y para eliminarlas existe el sudor, la orina y las heces (y varios órganos dedicados a este trabajo)

Usaremos una analogía cotidiana. La gasolina es el combustible (alimento) para el motor de tu auto (mente y cuerpo) y el escape (toxinas metabólicas) son las toxinas producidas por los procesos naturales que ocurren durante la combustión interna del motor del mismo. Si se carga un combustible más barato (menor pureza), es probable que el coche no pase la prueba de emisiones debido al exceso de toxinas producidas. ¡¡Ese motor necesita un tratamiento Detox!!

Aunque existen largas listas de vías metabólicas, solo para nombrar algunas que crean una variedad de toxinas metabólicas incluyen:

*Metabolismo de los ácidos grasos

*Metabolismo de los aminoácidos

*Metabolismo de los carbohidratos

*Disfunciones intestinales

*Metabolismo del neurotransmisor

*Metabolismo de las vitaminas

Ejemplos comunes son: el exceso de amoníaco producido en el ciclo de la urea o de azufre por una flora intestinal normal, pero en excesivo número.

¿Por qué se producen toxinas metabólicas en exceso?

Hay varios factores que influyen en la formación de toxinas en exceso, pero hay dos que son determinantes:

1- Desequilibrios de nutrientes:

Los desequilibrios de nutrientes incluyen excesos y deficiencias de nutrientes, déficits de enzimas heredados, elementos tóxicos, sustancias químicas tóxicas, medicamentos, estrés, etc.

Cada vía metabólica (ciclo de la urea, ciclo del ácido cítrico, metabolismo de los carbohidratos, metabolismo de los neurotransmisores, etc.) requiere una combinación específica y una cantidad adecuada de nutrientes esenciales (o derivados) durante cada paso del proceso.

Si existe una deficiencia o exceso de cualquiera de los nutrientes requeridos para la ruta metabólica específica, la ruta no se completa de manera eficiente y resulta en un exceso de una toxina metabólica. Las toxinas metabólicas producen una variedad de intermediarios metabólicos conocidos como ácidos orgánicos, que son los tóxicos que deberían eliminarse por orina.

Pero cuando están en exceso, el riñón y el intestino no alcanzar a depurar todo y necesitan la ayuda de un buen té détox de día o de noche.

2- El azúcar y los carbohidratos simples:

El azúcar ( sucrosa o sacarosa ) y todos sus parientes ( fructosa , glucosa) y derivados ( hidratos de carbono cortos) son los contribuyentes más comunes para las toxinas metabólicas. Cuando se consumen demasiados azúcares, se consumen menos nutrientes saludables, contribuyendo también a los desequilibrios que aumentan aún más las toxinas metabólicas.

La Organización Mundial de la Salud inició en 2016 una campaña para que los países eviten el consumo de bebidas azucaradas ( gravándolas con muchos impuestos) porque está demostrado que son la causa de la obesidad mundial.

En pocas palabras, el azúcar es un veneno para el cuerpo y la mente y nuestro organismo no necesita NADA de azúcar extra para funcionar. Es un mito que debes comerte un caramelo porque te sientes cansado o porque lo necesitas para pensar. La naturaleza es tan sabia que obtenemos el azúcar y su energía de las harinas, las frutas y los vegetales. Por eso reemplazar azúcar por un endulzante natural como la Stevia es el paso primordial para una dieta saludable.

Además, el azúcar es terriblemente adictiva, con un mecanismo muy parecido al de la cocaína: cada vez que comes o bebes algo muy dulce con azúcar, se activan las zonas de recompensa o satisfacción del cerebro, que cuando se pasa el efecto, necesitan más. Y así te lo hacen saber, cambiando la química de las neuronas para que sientas el impulso irresistible de seguir comiendo. ¿Suena a Síndrome de Abstinencia? ¡Sí!

¿Cómo puedo reducir las toxinas metabólicas?

Como se menciona más arriba, un equilibrio de nutrientes y una dieta saludable son el mejor mecanismo para reducir las toxinas metabólicas.

Pero tampoco se nos puede pedir que vivamos una vida de ermitaño produciendo nuestros propios alimentos, sin consumir ningún snack o comida envasada, o beber nada más que agua…. Además somos seres sociables, y los latinoamericanos somos súper sociables! Asistimos a fiestas y eventos, reuniones de amigos, salidas, etc. donde es imposible seguir una dieta rigurosa o 100% natural.

Así que, ayudar al organismo a eliminar estas toxinas es lo que comúnmente llamamos “hacer un tratamiento détox “con un té o infusión que contenga los ingredientes adecuados para estimular los órganos que naturalmente se encargan de este proceso.

Asegúrate de NO endulzar estos té détox con azúcar sino con un endulzante natural como la Stevia, de elegir los horarios adecuados para tomarte estos tés, de elegir si quieres usarlo de día o de noche, o te puedes unir directamente a nuestro desafío Detox con el set de tés y las indicaciones justas para comenzar una vida nueva y limpia.

Hasta aquí te contamos de las toxinas metabólicas… ¿y las toxinas exógenas o que “vienen de afuera”? Lo dejamos para un próximo artículo, léelo cuando ya estés en el proceso détox para mejorarlo.

 

Fuentes: