Lactancia y té: ¿Cuál té puedes tomar y cuál no mientras amamantas?


¿Adoras tomar distintas variedades de té, desayunarte con un té bien negro a la mañana y acabas de recibir a tu nuevo retoño? El placer de amamantar y ver a tu bebé crecer sano y fuerte bien vale algún sacrificio, pero tranquila: hay muchos tés que sí puedes degustar.

Los beneficios del té son numerosos, pero algunos tienen cafeína, en bajísima proporción comparando con el café, pero tienen.

Hay personas más sensibles a la cafeína que otras. La tolerancia a la cafeína varía ampliamente, pero la mayoría de los médicos aconsejan a las mujeres embarazadas que reduzcan el consumo de cafeína. Los estudios han demostrado que la cafeína pasa a través de la placenta al feto y también de la leche materna.

Cantidades excesivas de cafeína pueden dañar o irritar al bebé. Es cierto que se deben evitar grandes cantidades de cafeína que además del café también la tienen el chocolate, algunas bebidas gaseosas y medicamentos de venta libre. Así que debes evitarlos.

La médica especialista en ginecología y lactancia Dra Sherry Ross, nos cuenta que la cafeína puede permanecer en nuestro organismo un promedio de 5 horas. Si estás tomando medicamentos que contienen cafeína, tienes una mayor grasa corporal u otros problemas médicos, puede haber cafeína en tu organismo hasta 10 horas.

Pero sí puedes tomar una taza de algunos tés de vez en cuando, darte el gusto con los que no tienen cafeína e incluso lograr tener más leche.

¿Cuáles tés se consideran seguros durante la lactrancia?

1-Té verde:

Sabemos que el té verde tiene menos cafeína que el té negro. Según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), la leche materna contiene menos del 1 por ciento de la cafeína que ingiere la madre. L

Lo recomendable es que, si estás amamantando no tomes más de 300 mg de cafeína por día. Esto equivale a 3 tazas de té verde por día. Ese debería ser tu límite.

Te recordamos que si además comes chocolates o tomas algunas bebidas gaseosas que contienen cafeína, obviamente estás sumando y no deberías tomar entonces más de 1 taza de té verde por día.

El té verde y la absorción de hierro

El té verde contiene taninos. Estudios realizados por el Ministerio de Salud de Taiwan muestran que los taninos dentro del té bloquean la absorción de hierro.

En Japón, la comunidad médica indica que si una madre bebe té verde durante el embarazo o la lactancia, debe tomar un suplemento de hierro. El té verde también puede dificultar la absorción de B12, por lo que tomar un complejo B también puede ser beneficioso. Consulta estos aspectos con tu médico.

2- Té de manzanilla:

La infusión de manzanilla es una de las bebidas medicinales más populares en todo el mundo. Se prepara con las flores secas de la planta que se sumergen directamente en agua.

La manzanilla es una hierba muy rica en calcio. Si estás amamantando el té de manzanilla te ayudará a digerir lo que comas y absorber mejor los nutrientes que necesitas en esta etapa. Si te alimentas bien, puedes producir leche materna más rica en esos nutrientes.

También es conocida por sus propiedades relajantes, por lo que si estás durmiendo poco o la lactancia te produce dolor, puedes prepararte un té de manzanilla,  respirar profundamente y relajarte para que el momento sea más placentero para ti y tu bebé.

Como la manzanilla no tiene cafeína, es totalmente segura para el período de lactancia.

3-Té de frambuesa roja

Las hojas de la frambuesa roja se han usado desde hace siglos por su efecto sobre todo el aparato reproductor femenino. Esta infusión facilita el trabajo de parto, tonifica los músculos uterinos, disminuye el sangrado posparto y aumenta la producción de leche materna.

Esta infusión se considera segura para beber durante la lactancia, ya que además contiene hierro, calcio, magnesio, potasio y manganeso. La hoja de frambuesa roja también es una buena fuente de vitaminas B, incluidas tiamina y niacina, así como vitaminas E y C

4- Té de ortiga

Otro clásico para la lactancia es el té o infusión de ortiga. Esta es una planta verde oscura y frondosa que tiene un alto contenido de hierro y se considera muy nutritiva. También se cree que ayuda a estimular la producción de leche materna y es completamente seguro beberla. Ten en cuenta que la ortiga es diurética por lo que deberás tomar mucha agua.

5-Té de cardo:

Esta es otra gran hierba que se puede encontrar en muchos tés y también se puede beber sola. El cardo mariano es una planta alta, de floración púrpura con espinas espinosas. Originalmente proviene de la región mediterránea.

Se ha relacionado con la lactancia materna durante mucho tiempo y los estudios indican que aumenta la producción de leche . El cardo mariano también se conoce como cardo de Santa María y cardo de Nuestra Señora.

6-Te de limón o de cáscara de naranja

Las infusiones de limón o de naranja no aumentarán tu producción de leche pero son totalmente seguros para beber durante la lactancia. Además son mucho más saludables que tomar café, bebidas gaseosas o jugos artificiales, tanto calientes como helados en el verano.

Ahora que necesitas estar bien hidratada, beber estos tés cítricos te ayudan a incorporar agua y mantenerte fresca.

Mejor deja los siguientes tés para otro momento

1-El té negro: aunque una taza diaria no supera la cantidad de cafeína que se considera segura durante la lactancia, hay personas más sensibles que otras a este componente. Mejor déjalo para cuando termines de amamantar.

2-Los tés de orégano, perejil, menta y otras especias que se usan para condimentar pueden transferir el sabor a la leche materna. No hay evidencia de que produzcan daño al bebé, pero muchas madres suelen beber estos tés cuando desean acelerar el destete

3-Las infusiones de ginseng, efedra ruibarbo, anís estrellado y otras hierbas que contienen alcaloides no deben tomarse durante el embarazo ni la lactancia. 

Fuentes:

Dra Sherry Ross

Academia Estadounidense de Pediatría

Clinical Case Reports

Livestrong

The Herbal Academy

Urtica dioica